5 cosas irreverentes que he aprendido sobre el embarazo

5 cosas irreverentes que he aprendido sobre el embarazo

June 20, 2018

Algún genio dijo una vez que uno necesita 10,000 horas para convertirse en un experto en algo. Lamentablemente, el universo sólo nos dio 6,720 horas de embarazo a nosotras las mujeres así que luego de estas 40 semanas todavía me van a faltar 3,280 horas para sentirme que puedo hablar con plena confianza sobre el tema. Listo todos estos números no para aburrirte, pero para demostrar clara y honestamente que, a pesar de que ando cargando una barriga gigantesca, todavía no tengo la menor idea de lo que estoy hablando cuando de maternidad se trata.

Por esta razón, y como el 95% de lo que se del tema lo aprendí de Hollywood (gracias, Juno), no voy ni a tratar de escribir un artículo realmente informativo. En vez, aquí les comparto 5 revelaciones que me impactaron y/o sorprendieron en los últimos 8 meses. 

  1. Me siento super Sci-Fi y a a la vez lo más cerca que jamás he estado del Animal Kingdom. En mi vida he visto a miles de mujeres embarazadas, pero no me había dado cuenta lo MUCHO que crece esta barriga y LO MUCHO que cambia el cuerpo humano. Actualmente no me puedo ver ni los pies y olvídate de afeitarme el área del bikini...eso podría ser catastrófico. Tampoco sabía que mi ombligo se saldría de su hoyo ni que me darían nauseas al acostarme boca arriba. Tampoco sabía lo que era el 'pelvic floor' ni que el utero se contrae con la lactancia. Ah, ¡y el llanto! No voy a tocar el tema mucho porque sólo de pensarlo lloro.  
  2. No hay que salir corriendo para el hospital. Conoces bien la escena cuando la mujer rompe agua y todo el mundo sale corriendo para el hospital porque el bebé viene en camino y se le podría salir ahí mismo en medio del garage. Pues resulta que la cosa no es tan rush. La mayor parte de los partos duran entre 8-12 horas así que no hay necesidad de apurarse tanto. Probablemente podría ir a caballo y de todas maneras llegar a tiempo. 
  3. Las fronteras desaparecen.  En la vida normal es considerado mala educación comentar sobre la apariencia de alguien, especialmente el tamaño de su panza. Esta regla no aplica en el mundo del embarazo. No sólo recibo comentarios de extraños a diario sino que algunos hasta me tocan la barriga sin pedir permiso. Es como si yo emitiera mis propio pull gravitacional. 
  4. Los bebés se mueven UN MONTON.  Yo siempre pensé que los bebés se pasaban casi todo el tiempo durmiendo en la panza y que de vez en cuando se tiraban una patadita. Pues no... Mi bebé básicamente anda bailando salsa en mi vejiga, lo cual me lleva a mi última revelación....
  5. Puede que sea yo la que necesite un pañal. Pensé que los problemas de orina eran cosa de viejitos, hasta que me hice pipi en una clase de spinning. No fue mucho, pero suficiente para tirar la toalla por el momento.  

La verdad que he aprendido bastante y todavía no he ni comenzado. A todas las madres que me leen, ¿que les sorprendió más sobre su embarazo?