#4645 y el Velorio de Oller

#4645 y el Velorio de Oller

June 02, 2018

Algunas personas me han preguntado si se me hace difícil encontrar las noticias Boricuas que comparto con ustedes todas las semanas por este site y a través de mi email. Mi contestación siempre es la misma: PARA NADA. Hay tantas historias bonitas que usualmente mi problema no es ¿qué escribo? sino ¿qué quito para que esto no sea del largo de una novela rusa?.

Pero esta semana la cosa fue distinta porque hubo una noticia que oscureció todo rayito de sol que intenté capturar. Como probablemente ya sabes, un estudio de la universidad de Harvard estima que 4,645 puertorriqueños perdieron sus vidas por razones relacionadas al Huracán María. No por comparar, pero para mostrar la magnitud de este número: esto es más que las muertes causadas por el Huracán Katrina y por 9/11.

En medio de mi angustia (y porque mi cerebro funciona de maneras extrañas) me vino a la mente "El Velorio," la famosa pintura del artista puertorriqueño Francisco Oller y Cestero (les puse una copia aquí abajo por si no se acuerdan de ella...yo la tuve que buscar en Google porque ya se me habían olvidado los detalles). A pesar de que Oller pintó una escena super triste -el velorio de un niño- su obra no se enfoca en el sufrimiento. Más que nada, nos muestra una comunidad unida bajo un mismo techo celebrando, con lo poquito que tienen, la vida de un angelito. 

 El Velorio de Francisco Oller y Cestero (1893) (Photo credit: www.mundodelmuseo.com)

El Velorio de Francisco Oller y Cestero (1893) (Photo credit: www.mundodelmuseo.com)

Me encanta esta pintura porque pienso que enseña uno de los aspectos más bonitos (y únicos) de nuestra cultura: nuestra unión, solidaridad y positivismo frente a situaciones difíciles. Esto es algo que sigue siendo cierto hoy, más de 100 años después que Oller completó esta obra.

Tal como las figuras en esta pintura, esta semana nosotros los puertorriqueños estamos de luto, velando a 4,645 hermanos y a la vez reviviendo la catástrofe que sobrecogió a nuestra isla el pasado septiembre. No es fácil. Pero, en el espíritu de Oller y de nuestra cultura, espero que el motivo de este velorio colectivo no sea sólo sufrimiento y coraje (sentimientos que están más que justificados), pero que también nos brinde un espacio de reflexión, unión, paz y solidaridad.

La semana que viene regreso a mi programación regular porque, a pesar de la desgracia, nosotros los Boricuas continuaremos pintando el mundo de música y color. Gracias por darme la oportunidad de desahogarme un poco. Prometo no volver a dar un lecture de arte por un buen tiempo, pero sabes que si en algún momento necesitas desahogarte tú, aquí estoy para devolverte el favor. :)